“Atravesando las puertas del autismo”

Empezamos a elaborar este trabajo sin un conocimiento previo demasiado amplio sobre el tema propuesto. A medida que fuimos realizando una aproximación conceptual nos dimos cuenta que el autismo puede entenderse como un desorden del desarrollo de las funciones cerebrales que suelen aparecer durante los tres primeros años de vida y que conlleva problemas en la comunicación y en las relaciones sociales. Seguidamente, buscamos información para profundizar en el conocimiento de este trastorno y nos dimos cuenta que como muchos otros, a pesar de que este trastorno tiene unas manifestaciones comunes o similares (incapacidad para relacionarse normalmente con las personas y las situaciones, alteración en la comunicación y el lenguaje, insistencia en la invarianza del ambiente), siempre existirán grandes diferencias entre los niños autistas que vendrán marcadas por el mayor o menor grado de afectación. Así por ejemplo, podremos encontrarnos desde importantes dificultades en el aprendizaje propias de los casos más leves, hasta comportamientos excesivamente repetitivos, agresivos e incluso autolesivos en los más graves.

Se sabe que el autismo es un problema congénito, pero se desconocen las causas reales que lo desencadenan. Los científicos coinciden en que genética y entorno tienen mucho que decir, pero sólo los más atrevidos optan por explicar las anormalidades de algunas zonas del cerebro como resultado de la interrupción del desarrollo normal del cerebro en una etapa temprana del desarrollo fetal, causado por defectos en los genes que controlan el crecimiento del cerebro y que regulan el modo en que las neuronas se comunican entre ellas. A día de hoy no existe cura para el autismo. El tratamiento se dirige a lograr la integración en la vida cotidiana, reduciendo los comportamientos no deseables, promoviendo actividades que centren su atención y les lleven a desarrollar ciertas destrezas sociales y del lenguaje.

Una vez que hemos señalado algunos puntos que hemos desarrollado en nuestro trabajo, queremos quedar constancia de nuestra opinión sobre el trabajo realizado y la aportación que éste ha supuesto para nosotros. Así, nos hemos dado cuenta que antes de realizarlo pensábamos, como la mayoría de la sociedad, que estos niños eran “diferentes-bichos raros”, sin preguntarnos nada más. Hoy, tras documentarnos y leer varios casos prácticos para realizar este trabajo, hemos cambiado nuestra opinión. Suponemos que el conocimiento nos ha permitido acercarnos a su modo de vivir y pensar un poco más en los demás. Para terminar, os dejamos aquí un vídeo que hemos tomado prestado y qu expresa tanto lo dicho como lo sentido a lo largo de estos días en los que hemos venido trabajando sobre el autismo. Esperemos que el misterio que encierra la música que estos compañeros han utilizado en el vídeo y que creemos que refleja el desconocimiento y falta de investigación sobre el autismo, llegue a desaparecer con el aumento de interés y buena disposición por parte de todos.

Para saber más sobre este tema puedes visitar estas páginas:

Elaborado por: Pablo Méndez, Javier Barroso, José A. Corbacho, José María Escudero, Gema Benavides, Natalia Murillo, Leticia Rodríguez y Zoraida Martín.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: